El algarrobo: La más completa guía sobre su cuidado y cultivo

algarrobo

El algarrobo, también conocido como huarango, es originario de Perú y es una especie icónica en los bosques secos de la Costa Norte. En comparación con otras especies forestales, se considera un árbol versátil, debido a la durabilidad de su madera y la excelente calidad nutricional de su fruto, es un verdadero súper alimento. El algarrobo (Prosopis pallida) se ha utilizado desde la antigüedad para promover el desarrollo económico y productivo de la civilización prehispánica, especialmente en la costa norte del Perú. Esta especie crece principalmente en las provincias de Lambayeque, La Libertad y Piura, formando un ecosistema de bosque seco. Puede alcanzar una altura de 8 a 20 metros, y su dosel tiene forma de paraguas, con un diámetro medio de hasta 15 metros. Tiene un follaje abundante, es siempre verde y algunas de sus ramas colgantes llegan al suelo.

Por su dureza, resistencia y durabilidad, el algarrobo se utiliza para construir casas, especialmente en las zonas rurales, así como puertas, vigas, umbrales, mesas y bancos. También se utiliza para construir vallas agrícolas y dar sombra al ganado que pasa mucho calor en la costa norte. Sus ramas y hojas -conocidas como «puños»- son la primera opción para la alimentación de alta calidad del ganado, especialmente de ovejas y cabras, ya que puede sustituir con éxito al salvado de trigo y al maíz. En la apicultura, el algarrobo destaca en la naturaleza porque sus flores son un excelente recurso para la producción de miel, gelatina, polen y cera. Una hectárea puede contener hasta dos colmenas y puede producir de 100 a 150 litros de miel y de 4 a 6 kilogramos de cera.

También es muy valorado como abono orgánico, porque las hojas secas y podridas se pueden utilizar como abono para diversos cultivos. Este árbol se puede vincular a áreas donde se cultivan melones, tomates y frijoles, lo cual es muy importante para la economía regional. La algarroba también juega un papel clave en la mitigación del cambio climático porque ayuda a capturar el nitrógeno del aire y fijarlo en el suelo, y ayuda a absorber la materia orgánica producida por la descomposición de sus hojas y ramas. También captura grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) en la costa norte. Desde el punto de vista ambiental, es una especie importante para el control de las dunas, es muy adaptable al calor, la sequía y la sequedad de los desiertos costeros y puede prosperar en condiciones de muy poca lluvia.

Distribución del algarrobo

El algarrobo tiene un área de distribución nativa limitada, principalmente en Perú y Ecuador, también en el sur de Colombia, y posiblemente extendiéndose hasta Bolivia. Sin embargo, hay que destacar que las taxonomías anteriores también registraban a P. jullifora como presente en la mayor parte del área de distribución nativa de P. pallida, existiendo en simpatría. Sin embargo, varias hipótesis que sugerían que éste no podía ser el caso fueron finalmente resueltas con el estudio de Mom et al. (2002) que confirmó que el material del norte de Perú (y por lo tanto, por suposición, también de las áreas vecinas) anteriormente identificado como P. juliflora, es de hecho, P. pallida.

La distribución del algarrobo donde se ha introducido puede ser probablemente más amplia que la mostrada. Es posible que se identifiquen más poblaciones de P. pallida en zonas en las que hasta la fecha sólo se ha registrado P. juliflora, sobre la base de los estudios taxonómicos en curso tras el trabajo de Harris et al. (2003) y Pasiecznik et al. (2004). Sólo se encuentra en regiones tropicales totalmente libres de heladas. Sin embargo, es ciertamente la especie «común» de Prosopis en Brasil y Cabo Verde (Harris et al., 2003; Landeras et al., 2006, Trenchard et al., 2008), aunque muchas publicaciones científicas hasta el día de hoy siguen refiriéndose a ella erróneamente como P. juliflora. P. pallida también parece ser la especie común en Senegal (observaciones del autor, diciembre de 2016). Mientras que se ha identificado positivamente a lo largo de la costa (Harris et al., 2003; Landeras et al., 2006, Trenchard et al., 2008), todos los árboles del interior que se observaron (al este de Dakar, hasta más allá de Kaffrine) se identificaron como P. pallida.

Los registros de Botsuana parecen ser identificaciones erróneas, y los registros de Sudáfrica son cuestionables, y aunque el árbol puede estar presente como individuos raros, no parece ser una de las principales especies invasoras de Prosopis que se encuentran en el sur de África.

Para la información más actualizada sobre la distribución mundial de las especies de Prosopis a nivel de país, incluida P. pallida, véase Shackleton et al. (2014).

Hábitat de Prosopis pallida

La presencia y profundidad del nivel freático es un factor decisivo en la distribución, tamaño y crecimiento de P. pallida. En su área de distribución nativa, es común en formaciones xerofíticas, ya sea costeras como en el norte de Perú, o en valles montañosos o intermontanos como en Ecuador y el centro/sur de Perú, o como parte de formaciones de matorral espinoso o bosques tropicales o subtropicales. Cuando se introduce, se encuentra en una variedad de hábitats similares.

Biología y Ecología

Genética

P. pallida tiene un número cromosómico de 2n=28, común a casi todas las especies de Prosopis. Se ha determinado el número de cromosomas de la mayoría de las especies reconocidas de Prosopis y todos los taxones son diploides con un número haploide de n=14 (2n=28), con la excepción de P. juliflora que también tiene formas tetraploides (2n=56) (Hunziker et al., 1975; Solbrig et al., 1977). Harris et al. (2003) sugieren que P. juliflora es totalmente tetraploide, y la ploidía puede utilizarse para separar esta especie de P. pallida, que es totalmente diploide (Pasiecznik et al., 2004), lo que confirman Trenchard et al. (2008) y Sherry et al. (2011). La morfología del cariotipo de todas las especies investigadas fue similar, con cromosomas somáticos, que son muy pequeños (0,8-1,3 µm), mostrando ligeras variaciones de tamaño dentro del complemento. Los cromosomas están sólo ligeramente diferenciados, con centrómeros medianos a sub-terminales, un par de los cuales muestra un microsatélite terminal en la mayoría de las especies (Hunziker et al., 1975).

Biología reproductiva

Los estilos emergen de la mayoría de las flores antes de la antesis, pero probablemente no son receptivos en esta etapa y las flores permanecen en este estado durante algunos días. La antesis ocurre cuando las flores se abren completamente, ocurriendo simultáneamente en todas las flores de una misma inflorescencia (Díaz Celis, 1995). Sin embargo, la maduración de las flores a menudo comienza en el extremo proximal, mientras que las flores del extremo distal son todavía inmaduras. Generalmente se asume que las especies de Prosopis son autoincompatibles (Solbrig y Cantino, 1975; Simpson, 1977) y esto fue confirmado para esta especie por de Oliveira y Pires (1990), quienes reportaron que no hubo polinización exitosa o fructificación después de embolsar y autofecundar las flores en Brasil.

Las flores atraen a un gran número de polinizadores potenciales con la producción de copiosas cantidades de polen, y los granos de polen son producidos y liberados individualmente, en lugar de en poliadas. Las glándulas de las anteras pueden exudar una sustancia pegajosa para fijar el polen al cuerpo del insecto y para proteger las anteras y los ovarios. También pueden exudar un atrayente químico oloroso. El porcentaje de polinización es siempre bajo en P. pallida (de Oliveira y Pires, 1990). Se cree que esto se debe a una serie de factores, como la escasa viabilidad del polen, los cortos períodos de liberación de polen o de receptividad del estigma, la falta de sincronización entre la liberación y la recepción de polen, los pocos insectos polinizadores (o muy pocos en los momentos de máxima receptividad), la esterilidad de la flor o las altas tasas de aborto del ovario. Los largos periodos de producción floral asíncrona supondrían un largo periodo de liberación de polen y receptividad floral.

Parece que hay un número suficiente de insectos polinizadores con poca especificidad de huésped. Sin embargo, si las condiciones climáticas estimulan una floración intensa en zonas extensas, es posible que no se disponga de un número suficiente de insectos polinizadores. Se cree que las abejas son el principal tipo de insecto responsable de la polinización y que la polinización cruzada la realizan especies de abejas más grandes. El aumento de la polinización se observa en las zonas productoras de miel y tiene efectos positivos en la producción de frutos de P. pallida (Esbenshade, 1980). Se producen muy pocas legumbres en comparación con el gran número de flores producidas por árbol (Solbrig y Cantino, 1975). De 10.000 flores de P. pallida, de Oliveira y Pires (1990) estimaron que se producirían 129 frutos maduros, una eficiencia del 1,29%.
Rara vez se observan plántulas bajo la copa de un árbol maduro, posiblemente debido a la sombra, a los efectos alelopáticos o a la presencia de insectos que comen semillas. Los escarabajos de la familia Bruchidae son responsables de la destrucción de un porcentaje sustancial de las semillas producidas por Prosopis spp. en su área de distribución nativa, y los mecanismos de dispersión pueden ser una respuesta evolutiva a la destrucción por dichos insectos.

Fisiología y fenología

Las semillas de P. pallida poseen un alto nivel de latencia inherente. La dura cubierta de la semilla debe romperse o debilitarse para permitir la absorción de agua por la semilla y para que se produzca la germinación. El paso de la semilla por diferentes animales tiene efectos variables en la germinación, a través de la eliminación del mesocarpio o endocarpio, u otros factores mecánicos o químicos (Pasiecznik et al., 2001). La temperatura óptima para la germinación es de 30°C, o temperaturas que alternan entre 20 y 30°C (Torres et al., 1994), y la germinación disminuye rápidamente por encima de 45°C y por debajo de 15°C (Pérez y Moraes, 1990). El calor seco juega un papel en el aumento de la germinación, pero sólo parece tener un pequeño papel en la ruptura de la latencia de las semillas. A la germinación le sigue rápidamente el establecimiento del sistema radicular, los brotes jóvenes y las hojas.

Todas las especies de Prosopis son capaces de sobrevivir en zonas con una pluviometría anual excepcionalmente baja o con periodos de sequía muy prolongados, pero sólo si las raíces son capaces de aprovechar el agua subterránea u otra fuente de agua permanente durante los primeros años. Al estar adaptada a climas áridos y semiáridos, la germinación y el establecimiento de P. pallida se produce generalmente durante la breve temporada de lluvias y las plántulas deben estar suficientemente bien establecidas para sobrevivir a la primera temporada seca. La existencia de dos sistemas radiculares, una raíz pivotante profunda para alcanzar el agua subterránea y una alfombra de raíces laterales superficiales para aprovechar los eventos de lluvia poco frecuentes, sitúa a P. pallida firmemente en la categoría de las freatofitas (Díaz Celis, 1995).

La algarroba, un superalimento con numerosas propiedades

Una de las razones por las que la algarroba se consolida como una hortaliza imprescindible para un uso pleno y sostenible está relacionada con su fruto, la algarroba, considerada un auténtico superalimento. Es excelente para fortalecer nuestro sistema inmunológico y mejorar la respuesta de nuestro cuerpo a infecciones como el covid-19. La algarroba es una vaina de pulpa dulce y carnosa que mide de 10 a 30 cm de largo, de 1 a 1,5 cm de ancho y de 5 a 9 mm de grosor. La algarroba tiene un sabor dulce y un alto valor nutricional. Es rica en vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B6 y B9), C y E, además de minerales como magnesio, hierro, calcio, zinc, yodo, selenio y potasio, y ácidos grasos, fibra, glucosa, fructosa y sacarosa que aportan mucha energía.

Estos nutrientes equilibran el pH de la sangre. Como alimento energético, también son beneficiosos para el buen funcionamiento del sistema inmunológico al proteger el organismo y reducir el impacto de diversas enfermedades. Este alimento debe consumirse especialmente durante las etapas de desarrollo, embarazo y lactancia, y aquellas con necesidades de ejercicio o mentales. La algarroba puede reemplazar al cacao para proporcionar energía, un sabor jugoso y mejorar el estado de ánimo. Usado como infusión, es un buen diurético y puede tratar problemas gastrointestinales porque es un buen antidiarreico y también puede usarse como laxante. Del mismo modo, consumirlo en el punto de ebullición puede mejorar las condiciones bronquiales.